Kathleen Martínez, de niña prodigio a brillante arqueóloga en busca de Cleopatra

Eran las dos de la tarde en Alejandría, Egipto, y Kathleen Martínez ya estaba en el colegio de su hija esperando a que saliera. Al verla, la niña salió corriendo. Kathleen se quedó en el patio a la espera, pensando que su hija se había devuelto para ir al baño. Al pasar dos minutos sonó su celular. “Mami, vete al carro, que no quiero que mis amigas te vean así”. Kathleen asintió al mandato de su hija. Cuando finalmente la niña se montó en el vehículo, alterada le dijo: “Quiero que vuelvas a ser abogada, porque cuando lo eras siempre andabas elegante. Ahora andas sudada y con los cabellos llenos de arena. Por favor mami, no vuelvas al colegio así”.

Esta es una de las anécdotas que Kathleen Martínez, afamada arqueóloga dominicana que lleva más de una década en Egipto en busca de la tumba de Cleopatra, nos cuenta en esta íntima entrevista. Habiendo completado la primaria en un solo mes, y graduándose de la escuela de derecho con tan solo dieciocho años, la precocidad de Kathleen presagiaba lo que estaba por venir. Conoce la historia de cómo Kathleen divisó una teoría que la llevó a cruzar el Atlántico en busca de la reina Cleopatra y de cómo logró convertirse en una de las estrellas de la arqueología moderna.